Crónica y presentación del Cartel del Martes Santo 2015



El pasado viernes, seis de marzo, y tras participar de la Santa Eucaristía y del rezo del Santo Vía Crucis por las naves de nuestra Sede Canónica, la Iglesia de San Sebastián del barrio de Las Huertas, la Hermandad del AMOR procedió a celebrar el acto de la presentación del cartel que anuncia la Estación de Penitencia de nuestra cofradía para la Semana Santa de este año 2015.

Nuestro hermano D. José Leyva Cuesta, Vocal de comunicación y Protocolo, tomó la palabra para dar la bienvenida a los asistentes. Su introducción se centró en la relevancia del acto que se iba a celebrar pues, presentar el cartel, es anunciar la inminente llegada del MARTES SANTO, día en que nuestra Hermandad se vuelve Cofradía y sale a la calle a realizar Manifestación Pública de Fe con su desfile procesional.

Luego presentó a quien iba a ser el encargado de descubrirnos el cartel, D. Francisco García Guzmán, Hermano Mayor de la Hermandad del Gran Poder de Almería, y lo hizo agradeciendo al numeroso grupo de hermanos de esta hermandad que acudieran a arropar a Francisco dando con ello testimonio del espíritu de fraternidad que respira la corporación del Zapillo. Leyva no ahondó en la figura del presentador del cartel y dejó que fueran sus palabras las que le presentaran. Así pues, una vez destacada la relevancia del evento pidió a D. Francisco García Guzmán que tomara la palabra y diera comienzo a su presentación.

Francisco García Guzmán se situó tras el atril, bebió un sorbo de agua y, acto seguido, comenzó con su presentación que dice así:

Señor Consiliario de esta hermandad y Párroco de San Sebastián. Hermano Mayor y Junta de Gobierno de la Real e Ilustre Cofradía del Santísimo Cristo del Amor y Nuestra Señora del Primer Dolor. Hermanos Mayores de distintas hermandades y representantes de las mismas. Hermanos de mi junta y de mi hermandad, que me acompañan como siempre. Familiares, amigos y hermanos todo en Cristo.

Pues sí... Como diría la pegadiza letra de un afamado cantante, muy de moda en este momento;   “he vuelto……..”

Pasan los años, pero no los sentimientos, al contrario, estos se afianzan y reviven con el tiempo si son verdaderos. Y es lo que ha pasado aquí, que los años pasan, vuelan... Que las circunstancias cambian, sí, pero que hay amistades sinceras que perduran en el tiempo. A ello se unen momentos, gestos, abrazos, cariño en definitiva que no pasará nunca.

Y pese al tiempo, vuelve a sonar la llamada y es una voz reconocible, o dos voces más bien… Cercanas, que te trasladan inmediatamente al Martes Santo. Y te hacen recordar que el Amor de un Hombre fue tan verdadero, que lo llevó a entregarse por completo, a morir, por Amor en una Cruz.

La voz cercana propone, insiste, y te hace recordar sentimientos hacia una Madre, que no han variado un ápice desde que aquí, en este mismo altar,   mi corazón le expresara todo lo que sentía y por Ella, ha seguido sintiendo…….

Por tanto, pasan los años, cambiamos las personas, las Juntas de Gobierno y los cargos en las mismas, pero lo que no cambia nunca, lo que por siempre perdura y por fortuna en el tiempo permanece, son Nuestros Sagrados Titulares y en sí la Hermandad.

¡Merecería la pena recordarlo!

Tampoco cambian los recuerdos imborrables, los que me fueron haciendo, sin casi saberlo, unirme a esta Cofradía del Amor. Lo recordé aquí en mí pregón….

Era la primera vez, que mi hermandad, recorrió  la Carrera Oficial de nuestra ciudad, y tras ella, eligió este lugar, este sagrado templo de San Sebastián para recogerse.
Aquel año el Señor no regresó a su barrio del Zapillo, y justo al dintel de esa puerta, entre el silencio expectante y la oscuridad de la noche en calma, salió a Recibirlo a Ella, majestuosa en Su paso;

      ¡¡Señora del Primer Dolor!!

Hay por tanto recuerdos aquí anclados a esta Cofradía, emociones, sentimientos verdaderos que han seguido haciéndose latentes cada Martes Santo. Y que esta noche, se hacen igual de latentes en mi voz y en mi alma.

Por eso he venido al reencuentro de la palabra, por eso me presento aquí esta noche ante ustedes, con la gratitud por bandera, con el agradecimiento más sincero en mis palabras.

Gracias a quienes volvieron a acordarse de mí, gracias a los que me habéis hecho sentir de nuevo tan feliz, como el niño que estrena en la gozosa mañana del Domingo de Ramos.

Y os pido desde ya, que seáis magnánimos conmigo………

Magnificencia desde la primera, hasta la última palabra que aquí se pronuncie.
Y disculpadme el atrevimiento de volverme a poner delante vuestra, pues ni méritos personales tengo para ello, ni méritos oratorios tampoco, para dirigir mis palabras a los hermanos de una Cofradía señera.

Con historia y con peso dentro de nuestra Semana Santa, que ni las circunstancias actuales, ni otras causas que pudieran derivar, borrarán su glorioso pasado, y su más que seguro halagüeño futuro.

Y vengo, como sabéis, a presentaros una foto…….dicho así a groso modo.
Como si entre mis virtudes o entre mis conocimientos, se encontraran los fotográficos y pudiera hablaros y supiera describiros, el ángulo perfecto de la fotografía, la bella perspectiva, el matiz o matices cromáticos, el color y las sombras……… en definitiva lo que debe ser la descripción de un  conjunto fotográfico, en sí, plenamente conseguido.

Perdonadme por ello, y mis disculpas especiales las dirijo al autor de la fotografía, a don Alberto Bascuñana del Aguila, por no saber describir lo que él sintió y captó en la instantánea que ahora veremos. El  amor que siente Alberto por esta hermandad y especialmente por este Cristo, del que se confiesa un enamorado, del que incluso durante varios años, fue su costalero, le ha llevado a ser en varias ocasiones autor de los Carteles de esta, su hermandad, y ganador también en otras hermandades de la ciudad, como la hermandad de la Macarena o la de Los Ángeles.

Yo te pido Alberto, casi a modo de disculpa, que seas tú quien descubras este hermoso Cartel.

Como bien dice nuestro sabio refranero; “Una imagen, vale más que mil palabras”.

Más aún, si la Imagen representa tanta Verdad y tanta hondura, tanta nobleza en esa mirada al cielo, que parece exclamar una ayuda Divina. Tanta angustia en un Rostro donde comienza a dibujarse la muerte. Tanto desgarro en unas manos traspasadas por unos clavos traicioneros, en unas venas henchidas las de sus brazos, que hacen más real el tremendo escarnio al que fue sometido. Tanto patetismo y tanto dolor en un cuerpo repleto de heridas de las que manan sangre de Amor y Vida…….

Contemplando esta fotografía, donde una Cruz se alza triunfante sobre un monte de claveles y sobre una Muerte imposible y un cuerpo en una imagen desgarradora se nos presenta casi desnudo y enclavado en un madero, solo cabe destacar Señor, Tu infinita bondad……..

La infinita bondad de todo un Dios, que se deja crucificar, por salvarnos, por redimirnos,  que se da por entero y que no recurre siquiera a Su omnipotente fuerza para evitar el sufrimiento y la Muerte.


Porque…………

Dicen Señor que te mueres,
aunque yo no me lo creo……
¿Cómo vas a morir Tú?
¿Qué sería de nosotros luego?
Qué sería de Tu cofradía
y que sería de este pueblo
Que cada Martes te aclama
y te acompaña en silencio…………
Yo sé que te falta el aire,
mientras la tarde va cayendo.
Y Tú fatiga te puede,
Y se hace más grande el sufrimiento……
Pero yo sé que no te mueres.
¡Que yo no me lo creo!


Y no lo creo, porque solo el Gran Poder del Amor, hace posible que tras Tu entrega, tras el sufrimiento perfectamente reflejado en Tú cuerpo y en el primer plano de esta fotografía, sepamos con certeza y así podamos afirmar;  que hay Vida.
El Gran Poder del Amor, vivido como Él nos ama, hace llevadera su Cruz y todas las Cruces.

No puede representar más verdad este Cartel, que refleja dos aspectos fundamentales, y se hacen tan presentes en nuestras vidas cristianas;

¡Cristo y Cruz! ¡Cruz y Cristo!

La Cruz como signo indeleble de nuestra Fe, como bastión básico y fundamental en nuestro sentir cristiano. Como símbolo al que seguir, como señal inequívoca de muerte, sí, pero también la contemplamos con la certeza que a través de Ella, alcanzaremos la salvación y la Vida.

¡¡¡Y el Cristo crucificado!!!

Nuestro Cristo del Amor, avanzando en la tarde-noche almeriense, donde triunfalmente, Tú Cofradía se adentra en el corazón de la ciudad, tras dejar atrás la emblemática calle Granada.
Y tras haber sonado a  compás de  Martinetes y fragua, unas voces con solera, que me sonaron cercanas la noche de antes y allanaron el camino de vuelta a mi Señor del Gran Poder en esa esquina ya con solera de Navarro Rodrigo con Reyes Católicos.

Eres derroche de Amor,
la tarde del Martes Santo.
Claro oscuros de quebrantos,
viene dejando la noche….
Enhiesta en el horizonte,
se vislumbra Tú figura
asida al fuerte madero.
Y entre el paso costalero
y los sones de la banda,
entre claveles y lirios,
la muerte pide su sitio
y ya se asoma a Tú cara.
Se enreda por Tú sudario,
se desprende por Tú cuerpo
y son tus brazos abiertos,
señal pura de clemencia
los que piden providencia
desde el pesado madero.


Y desde ese madero, Tú y solo Tú…En esta foto, en nuestras vidas y en Tú cofradía. Tú y solo Tú, ante un pueblo que Te espera en la tarde noche del Martes Santo almeriense.Este es el ejemplo a seguir, el de un Hombre humilde, que ajeno al dolor y consciente de la cercanía de Su Muerte, se entregó por entero para cumplir la profecía.

En cambio, parece Señor que aún, no nos hemos dado cuenta de ello, y no cunde del todo Tú ejemplo de entrega y de humildad, en el seno de nuestras hermandades y cofradías, donde de vez en cuando, salpican brotes de vanidad y de egoísmo, de protagonismo desmedido, bien sea en nuestras Juntas de Gobierno, o en las cuadrillas de costaleros que quieren ejercer a veces una presión, que no les compete.

¿Qué más le da al costalero quien lo conduzca a la Gloria, si Tú eres la Gloria misma?
Si la Gloria se alcanza en una trabajadera anónima, sobre un costal entregado, una cintura prieta y firme, y unos ojos confiados, que no verán más que por quien humildemente toque el llamador de Tú paso.

Más nos valdría, tanto que inútilmente copiamos de otras ciudades costumbres y ejemplos, a las que también sus miserias le salpican y así lo afirmo, porque conozco a la ciudad, como sí mía fuera. Quedarnos con el origen del costalero, sí con aquel origen humilde, con aquel movimiento que si bien nació en la collación del puerto de Sevilla, para luego extenderse por el resto de Andalucía y  en sus comienzos actuaban de forma asalariada,  y muchos movidos por el ansia y la necesidad de ganar unas monedas para seguir mal viviendo, fueron más fieles a sus imágenes y actuaban con más pureza y con más verdad……..

Y les sobró por completo el postureo tan medido que ahora es tan frecuente delante de nuestros pasos.

Ojalá esta foto, ojalá  esta imagen que tanta verdad encierra, pues el Cartel podría bautizarse bajo el título del Cartel de la Verdad, sirva de unión definitiva, sirva para cimentar por fin una base sólida en el renacer de nuestra Cofradía, que nos necesita a todos los hermanos unidos. Sirva para olvidar y para saber comprender que los humanos nos equivocamos, pero que siempre, siempre, estamos a tiempo para rectificar.

Y bendito aquel que se equivoca y quiere subsanar sus errores a base de Fe, de entrega y de trabajo por su hermandad.

¡Que de ellos estamos necesitados!
  
Para irme despidiendo, solo destacar un par de detalles más sobre nuestro Cartel.
La presencia de esta iglesia de San Sebastián en el mismo, al fondo de la fotografía como podéis ver, que parece recordarnos, que iglesia y hermandad, hermandad e iglesia, deben ser “solo una”.
Que debemos caminar de la mano  y que si ponemos a Dios en la calle, en un gesto de acercamiento al pueblo, no es para lucir faroles repujados, ni una bella ornamentación, ni bordados, ni tallas de especiales relevancias, es para decir y expresar nuestro signo y nuestra creencia más verdadera. Las hermandades somos iglesia y debemos ser portadores de Su palabra

“Y  LA PALABRA DEL SEÑOR  PERMANECE PARA SIEMPRE”.

El otro detalle a destacar de la fotografía es el cielo. Cielo que todos alcanzaremos y que otros, ya alcanzaron…
Permitidme un recuerdo emocionado, casi una confesión íntima y sincera, aunque os la haga pública en el epílogo de esta humilde Presentación. Las manos que tanto me enseñaron a conocer y a querer este mundo cofrade, se me fueron hace ahora tres años.
Tal día como hoy, Viernes de Cautivo, pero un 1 de marzo.
Víspera de nuestra Semana Mayor, viernes de Cuaresma, Viernes de Cautivo……….
Su devoción por el Señor Cautivo, quién le ayudó a superar un escollo importante en su vida, hizo que este hombre cumplimentara la visita a su capilla todos los viernes del año desde que de aquel trance, por la ayuda divina, saliera adelante.
Y así pasaron años y viernes tras viernes, se repetía su visita, su oración, y su eterno agradecimiento.

Pero su vida se vio envuelta en otro trance, este más dificultoso, pues ya tenía sacada papeleta de sitio de último tramo.

Y el viernes de hace tres años, que visita al Cautivo tocaba, uno y otro pensaron que ese día se haría de forma directa, para verse esta vez y para siempre, frente a frente.
Hoy sus manos y su cercanía han estado presentes en mí, en mis palabras,  en el recuerdo, en mi expresión emocionada.Y nadie sabe, cuanto he echado de menos su llamada deseándome suerte, pues otra comparecencia pública para expresar sentimientos teníamos por delante.
Pero en fin… Lo dije al inicio, pasan los años, las circunstancias y la vida cambia, y como cambia.

Pero no quiero irme de este altar, con la tristeza de estas últimas palabras. Si no con la felicidad que me proporcionó este bendito reencuentro y con la felicidad igualmente, de que hoy otras manos me acompañaron y hasta aquí me trajeron, unas manos que estrenan Cuaresma y casi vida, que son las manos de mis hijos Francisco y Martín.

Y a ti Madre te digo; Señora del Primer Dolor. Que aunque no estés presente en este Cartel, lo has estado durante el tiempo que mis sentimientos, fueron hilvanando estas palabras.
Y te hago una confesión, ahora que casi nadie nos oye….Y  por si acaso se cumplieran algunos presagios que corren entre los mentideros cofrades.
Poco o nada me importará, que cuando Tú divina Majestad se haga el Martes a la calle, la belleza de Tú rostro, la cubra o no un azul y estrellado palio. No hay mejor palio que pueda a Ti cobijarte que el de la tarde almeriense con los últimos rayos del sol, reflejándose en Tu cara. Y cuando la noche por entero, haya apagado claridades, te cubrirá un cielo estrellado con la luna alumbrando tan angustioso camino.

Así Tú pueblo Te espera,
la tarde del Martes Santo
y entre la angustia y la pena
mil gracias vas derramando.
Bendita por siempre seas
mocita de la calle Granada,
lucero de San Sebastián
y Madre de Dios Soberana.


El presentador consiguió llegar al corazón del público congregado en la Iglesia de San Sebastián que, al término de su intervención, le agasajó con un prolongado y sincero aplauso como reconocimiento a la bella y profunda reflexión que dibujó en su presentación.

Finalizada la misma tomó de nuevo la palabra nuestro hermano D. José Leyva Cuesta para agradecer en nombre de la hermandad a D. Francisco García Guzmán su emotiva presentación y para dirigir desde el atril la entrega de recuerdos que se produjo a continuación.

Nuestro Hermano Mayor, D. Juan Antonio García López, hizo entrega de un cuadro con la reproducción del cartel al presentador, D. Francisco García Guzmán. La Primera Vice Hermana Mayor, Dª María Dolores Verdejo Sánchez, entregó una metopa al autor de la fotografía, nuestro hermano D. Alberto bascuñana del Águila, y, finalmente, el fiscal de la hermandad, D. Antonio López Ortega, hizo entrega de otra metopa a D. José Alfredo Felices Figueredo, cuya fotografía será la que ilustre la portada del boletín de Cuaresma y Semana Santa de nuestra hermandad.

Al finalizar el acto, los hermanos del AMOR y nuestros invitados, nos trasladamos a nuestra casa de hermandad, situada en el número trece de la Avenida Vilches, para compartir un ágape en un cálido ambiente fraternal y cofrade.

Desde la Hermandad del AMOR queremos agradecer a la Hermandad de la Virgen del Carmen de las Huertas y a la Hermandad del Rocío que nos acompañaran en un evento tan significativo para nosotros. Así mismo agradecemos a nuestros hermanos D. Alberto Bascuñana y la Srta. María Bascuñana Golbano la cesión de las fotografías que ilustran esta entrada y, por supuesto, la magnífica instantánea que ilustra nuestro cartel de Semana Santa de este año.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estación de Penitencia 2.012