Romería a Torregarcía 2016



Ya hemos vuelto, y venimos contentos por haber acompañado a nuestra Patrona en su tradicional Romería a Torregarcía. Pero también venimos contentos por vosotros, nuestros hermanos, y por cómo habéis vuelto a responder a vuestra hermandad. Hoy ha sido un gran día.

Queremos dar las gracias a nuestra Vice Hermana Mayor, María Dolores Verdejo, y al capataz del paso del Cristo del Amor, Rafael García, por el cariño y la dedicación que le han ofrecido a la organización de nuestra participación en la romería. También queremos dar las gracias a todos los hermanos y hermanas que, desde ayer, han participado activamente en el trabajo final aportando su colaboración en la preparación de la comida, el transporte del equipo desde la casa de hermandad hasta Torregarcía, el montaje y las horas atendiendo la barra de nuestro ambigú. Por último, y no por ello menos importante, queremos dar también las gracias a todos nuestros hermanos y amigos que han acudido a compartir, desde el otro lado del mostrador, un día de convivencia con su Hermandad. Que vuestra actitud, la de todos, la de todas, siga siendo ejemplo fraternal del que sentirnos orgullosos como hermanos que somos.

El día comenzaba bien temprano. A las seis y media de la mañana se reunían los primeros hermanos en la casa de hermandad para cargar en un camión los arreos y salir hacia Torregarcía. Al llegar y, tras acomodarlo todo en los mostradores, se comenzó a preparar todo el despliegue que ha tenido nuestra cocina. Empezando por el chocolate con bizcocho de primera hora de la mañana para pasar por las bebidas habituales para el aperitivo, que se han acompañado de tapas de cocina como el arroz, las migas, la berza o los callos y las de plancha como el lomo, los pinchos, la chistorra o la morcilla y terminar con las bebidas espirituosas que, sin embargo, no han llegado a servirse porque las inclemencias del tiempo han hecho que tuviéramos que poner fin a la jornada antes de tiempo.

Se alertaba de vientos fuertes para el domingo diez de enero y las previsiones se cumplieron. Un incansable viento de poniente comenzó a azotar con fuerza la costa del parque natural Cabo de Gata –Níjar hasta el punto de que, al finalizar la Santa Misa, los almerienses se comenzaron a marchar de la playa tras entrar a la ermita a despedirse de su Patrona.

A nivel logístico tampoco era sostenible mantener abierto el ambigú. El viento no es buena combinación para una cocina y un servicio al aire libre en la playa. De manera que se vio conveniente comenzar a recoger y, sobre las cuatro de la tarde, partíamos de vuelta hacia la casa de hermandad.

La jornada finalizó de nuevo en nuestra casa; Donde, después de volver a descargar el equipo, un grupo de hermanos continuó compartiendo un rato de hermandad repasando las vivencias que les dejó la romería de Torregarcía este año de 2016.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estación de Penitencia 2.012