Nuestra presencia en las 24 horas para el Señor



Animados por la iniciativa de S.S. Francisco en este año jubilar de la Misericordia y organizados en nuestra parroquia de San Sebastián, esta noche hemos participado en la jornada “24 horas para el Señor” que comenzaba a las ocho de la tarde de ayer, viernes 4 de marzo, y ha finalizado con la celebración de la sagrada Eucaristía de siete y media.

A las once de la noche del viernes comenzó nuestra vigilia de oración. Nuestra vocal de cultos, Araceli Rodríguez, y nuestro hermano y antiguo hermano mayor, Domingo Molina, se fueron alternando para dar lectura a diferentes textos sobre los que reflexionar. Uno tras otro, y con silencios de varios minutos, han ido entrando en nuestros corazones invitándonos a la reflexión siempre bajo la inspiración de nuestro Santísimo Cristo del Amor y cobijados bajo el manto de nuestra Madre del Primer Dolor.

Ha sido una hora para el Señor, una hora para estar con Él y escucharle, tanto en las lecturas pronunciadas desde el atril, como en las cosas que ha ido contando personalmente y en silencio a los asistentes.

Y la última lectura ha sido este soneto anónimo a Cristo que, para los hermanos del Amor, tiene tanto de íntimo y cercano como de especial.

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

¡Tú me mueves, Señor!  Muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muévenme en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estación de Penitencia 2.012